viernes, 17 de mayo de 2013

NO LE HABLES MAL DE MÍ AL NIÑO


 
 
 
NO LE HABLES MAL DE MÍ AL NIÑO

Julia Villares Anllo

Éride ediciones

250 páginas



 
 
 
 
 
Sinopsis.-

Maribel García es una niña alegre y vital, hija de emigrantes que construyen su casa al pie de una montaña. Sus travesuras acaparan la atención de cuantos la rodean, desde que es capaz de moverse.
Todos le ríen las gracias hasta que, cumplidos los dieciséis, ella ya no se conforma con los juegos infantiles: quiere descubrir el amor. Su vecino Carlos,bastante mayor que ella, es el elegido. Así pasan de situaciones incómodas para Carlos a encuentros furtivos que los padres no sospechan. Un embarazo temprano precipita la boda.

Al llegar a la veintena empieza a ansiar la libertad, a querer descubrir sensaciones nuevas. A partir de aquí, se desencadenan situaciones inesperadas que la llevan a divorciarse de Carlos. Después, dilucida si el intenso amor que siente por la nueva conquista es, o no es, recíproco. Todo desarrollado con acción, diálogo y reflexión entre el humor y el drama.

 
Mi opinión personal.-

Os voy a comentar lo que me ha transmitido leer esta novela.
Pero, Primero os contaré un poco el argumento.
Maribel García Martínez es una chica aparentemente feliz.
Ha tenido una buena infancia, cuidada por sus padres y sus vecinos, Vicenta y Pedro.
Estos tienen un hijo llamado Carlos, diecisiete años mayor que Maribel.
Desde siempre ha sido su amigo, jugando con ella en la infancia y enamorándose de ella después. Viven todos en el barrio del Carmelo, en Barcelona, en las casas que sus respectivos padres han construido.
A Maribel le encanta la compañía de Carlos. A pesar de la diferencia de edad entre ambos, es primero su compañero de juegos, luego más adelante al hacerse mujer juega a seducirle en el Parque Guelll.
Ambos de casan al quedarse Maribel embarazada.
Pero ella es muy joven, sólo tiene diecisiete años y se siente enjaulada en su papel de ama de casa, con un marido y un hijo a los que cuidar.
Pasado poco tiempo empieza a anhelar todo lo que no ha podido vivir y quiere volar, ser libre como ella misma dice.
Mientras hace "sus labores",escucha la radio y se deja influir por las canciones que hablan de esa libertad y de más anhelos.
Escucha a Cecilia cantar:

“Adiós amor a medianoche, abre tu puerta y déjame volar”

“Volar en libertad”.

Y esta otra de Nino Bravo:

“La alambrada sólo es un trozo de metal, algo que no puede detener sus ansias de volar”

“Libre, como el ave que escapó de su prisión y puede al fin volar”

Pues bien, Maribel emprende el vuelo; sin embargo, las cosas no le salen como ella espera. El destino juega su baza final y se encara con ella misma cortándoselo de raíz.

Bueno he contado un poco el argumento sin querer desvelar demasiado lo que va a ocurrir a lo largo del libro.
Ahora explicaré las sensaciones que me ha causado el libro.

Una de estas, es la antipatía que despierta Maribel cuando vamos descubriendo su carácter, es contestona, rebelde; en ocasiones maleducada, da muchas respuestas a la gente. Se cree autosuficiente, y sobre todo, es muy egoísta.
Sólo piensa en satisfacer sus propios deseos.
Sin embargo, mientras va transcurriendo la novela, lo que yo he experimentado al conocer este personaje, más que rabia, es pena.
Pena, porque en el fondo, Maribel, a pesar de su egoísmo se siente desgraciada porque no se acostumbra a su rutinaria vida.
No es mala persona, no quiere hacer daño a los demás, pero es inconsciente y no piensa en nadie más que ella misma.
Y es a la vez ingenua dentro de su propia inmadurez.
La vida le enseñará a darse cuenta de los errores cometidos.
Pero debo de darle un voto a su favor, porque tiene fuerza para luchar y seguir adelante.
Otro personaje importante en la novela es Carlos, el bueno de Carlos. Es sencillo, sin preocupaciones, y sumamente comprensivo.
En su juventud ha sido un chico apocado, por eso Maribel le aporta dinamismo y alegría. (Todo esto antes de que emprenda el vuelo, claro está).

La novela está narrada por Maribel, que“desde su atalaya movediza”, empieza con profundas reflexiones y nos introduce en la historia.
Al leer las páginas me he sentido retroceder en unos tiempos pasados, comprobando como Carlos se divierte jugando a los bolos,o intentando hacer amigos en las reuniones de la iglesia; o como la salida más corriente para una mujer en aquella época era casarse, meterse a dependienta o a administrativa.
En ese aspecto, Maribel es innovadora, quiere llevar su propio negocio.

La novela está escrita en un lenguaje sencillo y cercano, lo que facilita la lectura. Es sencilla pero no exenta de profundidad.
Y ternura, también he encontrado mucha ternura en algunos personajes.

“No le hables mal de mí al niño” es una novela que no dejara al lector indiferente.

 
                           Libro cedido por la autora.

                            ¡ Muchas gracias, Julia!

 
LA AUTORA.-

Julia Villares Anllo

 

Nació en diciembre de 1945, en una pequeña aldea de Villalba, Lugo. A los dieciocho años emigró a Barcelona. Trabajó en una fábrica textil, primero como tejedora y después como administrativa.
Cursó Bachillerato nocturno y, posteriormente, Asistente Social que años después convalidó por Trabajo Social. Las últimas décadas de su vida laboral, las dedicó a ejercer esta profesión.
Hacia el final de los noventa, se matriculó en Aula de Lletres, y se inició en el oficio de escribir.
En Febrero de 2011 publicó su primera novela “No le hables mal de mí al niño”,con Éride Ediciones.
En noviembre del mismo año, publicó “Derivaciones”. Un relato incluido en la antología “Tardes del Laberinto”, entre un grupo de escritores del “Laberinto de Ariadna”. (Parnas Ediciones)

Ficha técnica.-

 
Título: No le hables mal de mí al niño.
Autora: Julia Villares Anllo
Ëride Ediciones
250 páginas
ISBN: 978-84-15160-39-7
Encuadernación: Rústica
Tapa blanda
P.V.P: 15€

 

2 comentarios:

  1. Suena muy interesante. Lo tendré en cuanta para mis próximas lecturas Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar, me ha gustado tu apreciación de este libro, me parece interesante. Es la historia de tantas mujeres que se casaron sin haber volado, y con el tiempo despiertan de ese letargo y desean recuperar lo perdido.
    Gracias y mi enhorabuena a Julia Villares.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Mapa

Visitantes recientes